En cada adversidad hay una oportunidad

adversidad_oportunidadEn cada adversidad hay una oportunidad. El hombre fracasa porque sólo ve la adversidad, debido a que su mente fragmentada no reconoce la oportunidad.

El karma no es sólo la acción del cuerpo físico, sino también la acción de la mente, y ésta se hace a un nivel más sutil, pero también es acción. Si se regula la mente y se pone en el canal adecuado con la ayuda de la meditación, automáticamente se obtiene la Gracia. Funciona en un ciclo. Cuanta más Gracia obtenemos, nuestras acciones se hacen mejores y más Gracia viene. Así es como evoluciona el hombre, así encuentra mayor y mayor felicidad hasta que adquiere la totalidad, la auto-realización.

Cuando el hombre se autorrealiza, se hace una ley en sí mismo, porque no le toca ninguna forma del karma. Las cosas que le ocurren no le afectan porque ha desarrollado la integración que lleva al “no-apego”. El apego es el que trae el sufrimiento. El apego produce expectativas y cuando éstas no se cumplen, se produce sufrimiento: eso es lo que llamamos karma.

Karma no significa sólo dolor, también significa placer. El buen karma te traerá, dentro de sus límites, buenos resultados; el mal karma te los traerá, dentro de los mismos límites, malos. Cuando el hombre se hace no-apegado, se eleva por encima de ambos, se eleva al nivel donde no hay polaridad y todo es unidad; y ése es el estadio donde todo es simplemente aceptado. Allí el hombre no ve el mal, no oye el mal, no habla del mal, porque está aparte de él y aun así es parte de él. Esto puede parece muy paradójico, pero las verdades más grandes son paradójicas, porque una verdad es una totalidad.

 

Speak Your Mind

*