Aprendiendo a responderte

En un jardínCuando somos injustos con otro, estamos siendo violentos con esa persona. Al ser violentos con la persona, estamos robando la paz de esa persona. ¿Qué mayor robo puede haber que robar la paz de alguien?

Para poder amar realmente, debes comenzar a conocerte a ti mismo. Si no puedes conocerte a ti mismo, ¿cómo puedes esperar conocer el objeto de tu amor?

Amar al esposo o la esposa es servicio. Cuando el servicio está allí, automáticamente se desarrolla la hermosa calidad de la devoción, y esa devoción puede conducir a la adoración. Podemos adorar lo abstracto a través del medio concreto de amar a quienes están más cerca de nosotros.

La devoción es la expresión del amor, el amor desinteresado. La devoción es el deseo de ser uno con el otro.

Cuando reaccionamos, estamos actuando desde la periferia. Pero cuando respondemos, estamos respondiendo desde el centro. Ahí está la diferencia, porque la mente es periférica; actúa desde la circunferencia, mientras que la respuesta proviene del centro, y ahí es donde queremos estar, en el centro. Porque tú eres el centro del universo; no hay ninguna limitación para ti en absoluto.

Hable su mente

*