Aceptar las enseñanzas de un maestro.

La persona más calificada para aceptar lo que dice un maestro es la que tiene devoción en su corazón. Cuando la devoción está ahí, hay aceptación. Si uno carece de devoción, entonces la evaluación no vendrá del corazón, sino de la mente.