Actuamos en esta vida como olas

fulness(14)Yo solo soy una ola en el océano, que es el juego del océano.

Y ¿qué diferencia hay entre la ola y el océano?Que el océano es real, permanente, y la ola es impermanente. Está en un momento y se ha ido al siguiente, pero a pesar de eso le damos mucha importancia a la ola, más que al océano. Que Èl es el hacedor significa que el océano es el creador, o el manifestador de la ola.

84340Y cuando llegamos a la comprensión de que la ola no tiene ninguna realidad, sino que es una forma de lo que realmente es real, solo una forma, una expresión del océano, entonces sabemos que solo existe el océano, y que aunque la ola está ahí, no tiene ninguna importancia.

Es muy sencillo, depende hacia qué dirigimos nuestra atención. ¿Dirigimos nuestra atención hacia el ego o dirigimos nuestra atención al Ser Real?.

Igual que la ola en su propia forma de realidad es irreal en el contesto del océano, de igual modo, cuando se adquiere esta comprensión, el ego pierde su control sobre la mente y llega la verdadera entrega, y entonces decimos: “Que se haga Tu voluntad, que venga Tu Reino”. Si no, son palabras vacías y las decimos por decir, o quizá solo para escuchar nuestra propia voz.

Pero si conocemos este significado, si hemos sentido, realizado y experienciado esto, cualquier pensamiento o problema, la mente analítica lo romperá en trozos y mostrará la importancia o la falta de importancia de cualquier cosa, porque es capaz de hacer eso en su forma limitada.
¿Pero puede esa ola, esa mente, comprender la vastedad, la amplitud del océano por medios analíticos?. No puede. Esto ha de ser realizado por el corazón, por el núcleo de la personalidad, y entonces la ola sabrá el valor del océano.

Actuamos en esta vida como olas, olvidando el océano que es la causa de las olas. Pero desde esa posición dual de las olas y del océano, la ola adquiere la experiencia de la realidad del océano -de la amplitud del océano- a través de las prácticas espirituales, y entonces el pequeño ser no asume ninguna importancia.

84342La cuestión aquí no es la aniquilación del ego, esa colección de pensamientos, de impresiones adquiridas durante años y años o millones y millones, sino que el proceso es que a través de las prácticas espirituales, deshacernos de ellos y dejar que se disuelvan y que vuelvan a sus propios elementos originales, para que en la pureza de la personalidad, en la que la mente consciente y subconsciente están tan clarificadas, que la luz que brilla a través del nivel supraconsciente de la mente, llega al nivel subconsciente, al nivel consciente, y después al nivel físico, y entonces puedes decir “yo soy divino”. No solo en parte soy la sustancia de la divinidad, sino en su totalidad. Ese es el objetivo.

Continuar leyendo

Speak Your Mind

*